Javier Velasco de Lendiapp.com

La manera en la que consumimos da forma a la sociedad y al planeta; es la mayor democracia.

Lendiapp.com x Thinking MU People for the Future

La manera en la que consumimos da forma a la sociedad y al planeta; es la mayor democracia.

www.lendiapp.com

 

Soñador, inconformista, emprendedor social. Amante de la naturaleza. Buscador de la sencillez y el bienestar.  
Lendi es una comunidad y una aplicación móvil para prestarse objetos entre vecinos del barrio. Lendi nace de un problema que tenía yo bastante a menudo; quería utilizar algunos objetos puntualmente y no quería comprármelos. No quería tenerlos en propiedad, no quería gastarme el dinero en ellos y no quería comprar un objeto nuevo con todo el gasto de recursos naturales que eso supone.   A partir de ahí arranqué un grupo de Whatsapp en el barrio de Gracia en Barcelona, junté a 40 vecinos del barrio con la idea de que si necesitábamos algún objeto de manera puntual lo podíamos pedir por el grupo, por si alguien lo podía prestar. Y bang, la idea empezó a crecer muy rápido.
Sí, no sé en qué momento nos hemos individualizado tanto. Antropológicamente la única razón por la que estamos donde estamos como especie humana es por nuestra capacidad de cooperar en grandes números. En algún momento esto se ha perdido.   ¿Cómo recuperar el contacto entre personas? Creo que experimentándolo de nuevo. Cuando me encuentro con un vecino que no conozco de nada, con una sonrisa de oreja a oreja, encantado de prestarme su tienda de campaña o su taladro, y charlamos un rato, me vuelvo a casa con una gran sensación de satisfacción, muy a gusto. Esa interacción tan sencilla y sincera con alguien que altruistamente me quiere echar una mano, me da una pequeña dosis de felicidad. Creo que gran parte de nuestra felicidad viene de la calidad de nuestras relaciones humanas, y no de la cantidad de nuestras posesiones. Invito a la gente a probarlo y ver qué tal le sienta.
Bueno no son tan desconocidos. Son vecinos del barrio, que más de una vez te cruzarás con ellos por la calle. En la aplicación puedes ver su perfil, una foto, sus intereses, cómo de activo es en el barrio… eso te da más confianza.   En la aplicación escribes aquello que necesitas. La app te pone en contacto con los vecinos más cercanos que se ofrecen a prestarte el objeto, luego contactas con tu vecino por privado y entre los dos acordáis cuándo y dónde hacer el préstamo. Es muy sencillo, por eso funciona tan bien.
El secreto es creérselo. Es ser conscientes de que el modelo de consumo actual está construido por todos nosotros, uno a uno y todos juntos. El secreto es ser conscientes de que nuestros actos individuales son clave en la sociedad global que estamos construyendo.   Nosotros no estamos de acuerdo con el modelo actual, basado en la compra constante de productos nuevos como si el planeta fuese ilimitado. Y sabemos que hay mucha más gente que no lo está. Hemos construimos una herramienta fácil de utilizar y cómoda, si esta herramienta empiezan a utilizarla miles y miles de personas, uno a uno y todos juntos estaremos creando una alternativa real al modelo actual y dándole un respiro al planeta.
Por supuesto. El futuro de la especie humana depende de nuestra capacidad de imitar a la naturaleza. Estamos llevando al planeta al colapso, y cuando colapse, seremos nosotros los que desapareceremos. El planeta seguirá sin nosotros. Para evitar la extinción de la especie humana tenemos que vivir acorde a las reglas de la naturaleza: 1. El planeta se nutre de energía solar. 2. Desperdicio igual a comida. 3. La naturaleza prospera en la diversidad.   En el segundo punto es donde entra la economía circular. Tenemos que diseñar productos que generen el mínimo desperdicio posible, que el producto en si, o sus partes, puedan ser reutilizadas, o se conviertan en “comida” de otros procesos o de la naturaleza misma.   Si el uso de objetos es compartido, necesitaremos objetos diseñados para que duren y sean fáciles de reparar. Si empezamos todos a comprar este tipo de objetos, a través de nuestro consumo estaremos generando una demanda que las marcas se interesarán en cubrir. Al final es el consumidor el que manda.
Lendi sin plástico es una iniciativa que nace de varias chicas de la comunidad para concienciar sobre el problema plástico y dar herramientas para reducir su consumo. Han hecho talleres de pasta de dientes, limpiezas de playa, talleres de ecomenstruación, talleres de agua, y ahora están preparando una exposición para dar visibilidad a la problemática.   Desde Lendi también queremos ofrecer los recursos de la comunidad para empoderar a las personas a hacer eventos, talleres y activismo en torno a un consumo más consciente. Queremos que la gente se involucre todo lo que quiera, Lendi es un espacio fértil para que la gente con ganas promueva, haga, deshaga y sea un agente de cambio.
Es un superplacer. Sigo la plataforma desde hace mucho tiempo y siempre encuentro mucha inspiración en las entrevistas. Ver a tanta gente trabajando en proyectos tan bonitos me da fe en que el cambio es posible. Ahora ser parte de este grupo de cracks es un orgullo y nos anima a seguir adelante.